Programación neurolingüística: El poder de las palabras

Programación neurolingüística: El poder de las palabras

En las palabras que decimos continuamente puede estar la razón de nuestro éxito o fracaso en la vida. Si todo el tiempo te descalificas a ti mismo, es muy probable que tu realidad esté contaminada de un aura de negativismo. Por el contrario, si refuerzas tu autoestima con buenos conceptos, si repites una y otra vez lo feliz y exitoso que eres, tu realidad será más clara. A eso se dedica la programación neurolingüística,  una ciencia que le pone mucho peso al lenguaje y palabras que utilizas. A continuación encontrarás más información sobre esta útil herramienta.

Identificar qué hacen de diferente las personas que tienen éxito y que son felices, frente a quienes no lo son, fue el punto de partida de los creadores de la Programación Neurolingüística, una metodología basada en la presuposición de que todo comportamiento tiene una estructura y esta estructura puede ser modelada, aprendida, enseñada y reprogramada.

Cada día, los seres humanos realizan actos, comprueban resultados y con base en ellos modifican las acciones. Es decir, aprenden sobre la imitación de modelos. Fue este el tema que le llamó la atención a Richard Bandler, interesado originalmente en física y computación, quien hizo descubrimientos sobre terapias sicológicas efectivas y se encontró con el lingüista John Grinder, en la Universidad de Santa Cruz, California, en 1972.

 Juntos, decidieron explorar técnicas y conceptos estipulados por la terapia Gestalt, por modelos como los planteados por la psicoterapeuta Virginia Satir y el neuropsiquiatra Fritz Perls, que tienen en cuenta aspectos psicológicos, neurológicos y sociales de las personas. Continuaron su trabajo e incorporaron los modelos hipnóticos del norteamericano Milton Ericsson. Desde finales de la década de 1970 Richard Bandler y John Grinder  crearon la Sociedad de Programación Neurolingüística, y en la actualidad siguen siendo la fuente original de la información sobre el tema; existen muchos institutos y personas avalados por ellos en países del mundo, incluyendo Colombia.

Repetir las buenas experiencias
Seguramente recuerdas situaciones donde no sales de tu asombro al constatar unos resultados magníficos e inesperados. Las explicación es de por qué algunas personas logran sus objetivos más que otras, se suelen basar en el talento innato, pero la PNL no se conforma con esa explicación. Según ella, todas las personas podrían lograrlo, cada una explotando al máximo su potencial.

Cada persona capta una parte de la realidad y le da un significado dependiendo de la información que posea y de sus propias experiencias. Sin embargo, esa percepción no es la totalidad, se completa con el mapa de otro. El mapa que las personas elaboran cada día dibuja una realidad que se construye a partir de la información que captan los sentidos –visión, audición, tacto, gusto y olfato–, y esa información seleccionada hace eco con los filtros que cada uno tiene. Si una persona va por el mundo buscando la excelencia, la encontrará; si va buscando problemas, los tendrá. Los filtros de la realidad son el sistema nervioso, el lenguaje, las experiencias individuales y las creencias.

Cuidar el lenguaje

El lenguaje se convierte en uno de los principales filtros de la realidad personal, pues a través de él se expresan la identidad, los valores y las creencias, las capacidades y se describen los comportamientos y el entorno. La medida del poder del lenguaje es la medida de la capacidad de influir sobre uno mismo o sobre los demás, de manera constructiva o destructiva.

Para la PNL el lenguaje es modelador de las actitudes, esto desencadena situaciones que pueden ser tan favorables como cada persona decida. Las personas cuyo discurso diario está lleno de frases negativas tienen muchas menos posibilidades de tener una vida plena y que sus cosas fluyan sin tropiezos. En opinión de Marta Cecilia Echeverry, master practitioner en PNL, todas las personas deberían prestarle más atención a su lenguaje, porque modela comportamientos. Resulta tan simple, que vale la pena preguntarse cuál es el primer calificativo que usted usa para describirse a sí mismo: inteligente, expresivo, amable, o por el contrario: fracasado, torpe o amargado. También qué palabra familiar utiliza para llamar a su pareja: cielo, cariño, amor, vida mía, tesoro, linda… o feo, gordo, enano, viejo, monstruo… Parece una observación sutil, pero no lo es.

Los niños son muy sensibles a las expresiones de los adultos, especialmente de sus padres y maestros: “tú no puedes hacer eso, no lo intentes”, “eres un inútil”. Los profesionales de la salud también deben evitar comentarios que pueden incidir en el estado de ánimo de un paciente y en su auto percepción, como “usted si es muy de malas, darle esa enfermedad y en ese punto”, “yo lo veo muy mal…”. Hacer conciencia sobre el lenguaje es un primer paso para lograr lo que se quiere, las palabras construyen realidades o las niegan.

Anclaje

Uno de los aspectos que enseña la PNL es la elaboración de anclas con el objetivo de controlar miedos o aversiones. Un anclaje consiste en asociar un estímulo sensorial con un estado interno. Por ejemplo, tocarse la oreja o visualizar una imagen confortable cada vez que desee sentirse bien; se une la causa y el efecto y el cerebro hace su trabajo. A fin de lograrlo es necesario programarse para que así suceda. Cada persona puede crear sus propias anclas y acudir a ellas en situaciones en las que sienta temor o angustia. 
Puede usarse para dominar fobias.

El caso Walt Disney

Robert Dilts, consultor y entrenador de PNL, modeló a Walt Disney, quien fue hijo de un granjero. Dilts creó lo que él llamó el Modelo de Creatividad de Disney, para hacerlo, estudió e investigó sobre su vida y planteó que Walt Disney se movía en tres estados distintos cuando trabajaba: soñador, realista y crítico. En la fase soñadora daba rienda suelta a su imaginación, sin ningún tipo de límite. En la fase realista decantaba ideas y evaluaba su factibilidad. En la fase crítica, analizaba aspectos que no se tuvieron en cuenta en la etapa anterior. Disney aseguraba que este era un proceso circular, porque se debía ir y volver de cada etapa.

Fuente: Sura (Blog).

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com